Curvy historia: Marta de ¡Mira moderno, no soy Beth Ditto!

ME

Hoy le damos las gracias a Marta, del blog ¡Mira moderno, no soy Beth Ditto!, o @fishinadesert en instagram, por compartir con nosotros su historia curvy. Nos encanta que nos enviéis todas vuestras historias, comom os habéis enfrentado a ser chicas curvys y como lo vivís día a día.

Me llamo Marta, tengo 23 años y uso una talla 52. Eso es lo primero que podéis leer acerca de mi cuando entráis en mi blog. Esa frase apareció, hace algo más de un año, en una página de una revista de tirada nacional. Mi blog, Mira Moderno No Soy Beth Ditto, no llega ni a los 100 seguidores (en aquel momento no llegaba ni a los 50), y sin embargo, algún redactor de esa revista se fijó en él. A pesar de que no lo actualice con regularidad, a pesar de que casi nunca suba fotos de mis looks, a pesar de que mi estilo no sea nada del otro mundo. En fin, a pesar de no ser para nada excepcional. Simplemente por el hecho de ser un blog escrito por una chica GORDA para otras chicas GORDAS como ella, una situación que empieza a ser visible y una realidad en este país, y que ya lo es desde hace mucho en otros.

Empecé con el blog en parte porque estaba a dieta y quería, a fuerza de hacerlo público, ser constante con ella (epic fail por mi parte, ya os lo adelanto) y para que otras chicas pudieran cambiar su relación con la ropa, tal y como hice yo. Aún cuando usaba una talla 46 y podía comprarme ropa en Zara y esas cosas, tenía la sensación de ser “La versión cutre”. Os describo el fenómeno, que seguro que os suena: Tu amiga X lleva camiseta básica, cardigan y vaqueros. Tú llevas una camiseta básica (incluso puede que la misma!), un cárdigan y unos vaqueros. Igual, no? Pues no, porque tú la miras a ella y parece divina, como las de las revistas, muy casual y eso, y a ti la camiseta te queda floja en los brazos pero te marca la barriga, no tiene la misma caída grácil que la suya. Los vaqueros le quedan a la perfección, mientras que los tuyos tienden a caer haciendo que se te marque la lorcilla y los has tenido que remangar porque te quedaban demasiado largos. ¿A que sí? Y esto, ¿por qué? No era sólo porque mi ropa fuera diferente, lo principal era que yo no veía a nadie con un cuerpo como el mío, y menos aún que fuera  bien vestida.

IMG_20120626_193014

Y de repente, un día encontré en internet a una chica americana que se ponía lo que le daba la gana: ajustado, oversize, con colores… Y le quedaba genial. Y poco a poco empecé a pensar: oye, igual sí que puedo ponerme un vestido. Igual sí que puedo ponerme pantalones pitillo. Ellas lo hacen, estando más delgadas y más gordas que yo. ¿Por qué no puedo ponerme ropa que se lleva, ropa NORMAL? Y empecé a encontrar tiendas online, y más y más blogs. Empecé a preocuparme más por dar una mejor imagen de mi misma. A pesar de buscar la comodidad ante todo, a pesar de no gustarme los looks muy locos y de no seguir las tendencias. Y entonces la gente me empezó a decir: “¡Qué guapa vienes todos los días!” “Ay que ver con lo complicado que lo tienes para encontrar ropa, qué bien te vistes”. Y esa sensación fue genial. La ropa también puede hacer que nos sintamos más seguros, deseables y mejor con nosotros mismos, y esto, para mí, fue algo impensable durante muchos años.

Yo no me voy a hacer famosa por deciros lo que más se lleva, porque yo a eso no le hago demasiado caso. Hay muchas otras chicas (Raquel y Ana, por ejemplo) que lo hacen mucho mejor que yo. Me gustaría que llegara un día en el que alguien encontrara muy absurdo que una chica como yo tenga un blog. Me gustaría que llegara un día en el que no tuviera que pensar un post sobre dónde comprar sujetadores. O medias. O vaqueros que sirvan. O botas de caña ancha que cierren. Pero por desgracia, para las que tenemos unos quilos de más, esas cosas que parecen tan de perogrullo, son un quebradero de cabeza. Así que cuando Raquel me ofreció escribir en Soy Curvy, me hizo muchísima ilusión poder dar mi punto de vista en este blog tan cuqui, poder llegar a más gente, y con suerte, ayudar a cambiar las cosas ;)

Captura de pantalla 2014-02-11 a la(s) 10.44.00

14 Comments

  1. curvasg 11 febrero, 2014

    Ayyyy marta preciosa!!!! Esta chica no lo dice pero tiene una mirada magnética! Lo guapisima que está en todas las foticos! Y lo bien que lo pasé con ella en Curvas And The City!

    Responder
  2. Vistete que vienen curvas 11 febrero, 2014

    Es una pena que actualice tan poquito pq realmente dice verdades como puños y me encanta como escribe! ¡bravo por Marta!

    Responder
  3. Ainhoa 11 febrero, 2014

    No se cuantas veces me he sentido la version cutre de mis amigas y eso que mi talla no es muy grande (44). Y este efecto se acentua cuando tu mejor amiga, es tu antitesis, baja y delgada. A ella le veo como una muñeca y a mi como una gigante.

    Responder
    • noradriana 29 junio, 2014

      Eres mi alma gemela <3 Hasta ahora nunca había leído lo de "soy la versión cutre", pero he sentido eso siempre, totalmente! Llevamos la misma ropa porque con una 44 MÁS O MENOS compras en las mismas tiendas (eso sí, sólo las prendas que la tienda decide que llegan a esa talla), pero siempre eres la versión cutre de tus amigas (y siempre tenemos amigas delgadas y bajitas, claro).

      La 42-44: esta talla que te hace ser demasiado gorda para las delgadas y demasiado delgada para las gordas. Socorro.

      Responder
    • Iria 5 julio, 2014

      Totalmente identificada con vosotras, Ainhoa y noradriana, talla 42-44, 1,74 de alta y sentir que eres un gigante al lado de la gente “normal” y divina…
      GRACIAS

      Responder
  4. Vanessa RG 11 febrero, 2014

    Tengo el grandisísimo placer de conocer a Marta en persona y de quererla con locura y debo decir que es de las pocas bloggers sensatas y con buen gusto. Coincido con su visión de la moda 100% y encima tiene unos gustos la mar de cuquis :)

    Es un lujo tenerla de bloggera en estos mundos de internet.
    Cómo se hace querer la jodía!

    Responder
  5. Srta.Rico 12 febrero, 2014

    ¡Estás muy guapa! Tienes que ponerte con el blog, jeje, aunque, qué te voy a decir yo, que he cerrado el mío de repente. Llamemos a esto una “routada”. I love you, darling, you know <3

    Responder
  6. Maria 12 febrero, 2014

    Ole y ole! Lo mas importante es sentirse bien con nuestro cuerpo, y mientras estemos sanos y nos queramos… que mas dará lo que digan?

    un beso grande!

    Responder
  7. Leti Gominola 12 febrero, 2014

    Ay nuestra Uve!! nuestra Martiña!! pues claro ke sí!! muchas cosas muy bien dichas! sigue queriéndote mucho, porq es el único modo de tener fuerzas para todo!
    A mi pequeña cuqui con cariño,
    Leti

    P.D ya q dá la opción de poner la web… ahí dejo mi blog!
    Un besiño grande!! :)

    Responder
  8. Lore 12 febrero, 2014

    me encanta Marta <3

    Responder
  9. Fishinadesert 13 febrero, 2014

    Jo, muchas gracias chicas, sois todas un amor, no sé qué decir… <3

    Responder
    • Sol 24 abril, 2014

      La verdad es que me encantó leer tu historia. Dices grandes verdades y sinceramente, muchas deberiamos de ser como tu, aceptarnos y querernos como somos. Solo te digo que quererse también es cuidarse y que el estar obesa o estar demasiado delgada no es sano por donde quiera que lo mires. Quererse a si mismo no solo significa aceptarse, es tambien vigilar nuestro cuerpo para que este en su peso ideal. No solo es querer verse bien sino a que nuestro cuerpo este sano. Esto para mi es el quererse de verdad. Te animo a que no te rindas y que llegues a tu peso ideal, no solo porque te verás mucho más guapa de lo que ya eres sino porque tu cuerpo te lo agradecerá en el futuro :)

      Por cierto, ¡me encanta tu estilo!

      Responder
  10. martaoboe 14 febrero, 2014

    Estás preciosa, y me encanta lo que has escrito besitos guapa

    Responder
  11. lidia 17 febrero, 2014

    Pues superbienvenida no?!!! Te ves guapísima en ambos looks!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *