Tiendas que SI

tiendas-que-si-soy-curvy

Como recordaréis el otro día hice un post sobre las Tiendas en las que NO deberías entrar porque solo te van a generar frustración. Confieso que me sorprendió no ser la única que pensaba así y que muchas de vosotras ya seguíais mi táctica de no agresión hacia mi misma (porque entrar en un sitio lleno de cosas bonitas que no puedes llevar es eso). La cuestión es que me llegan muchas preguntas y búsquedas en google sobre dónde comprar ropa cuando tienes talla grande o estas gordita y voy a intentar ayudaros en esa ardua labor.

Confieso que, a diferencia de la mayoría de Curvy Bloguers que conozco, yo no compro mucha ropa on-line pero me he dado cuenta que es de los pocos lugares donde encontrar ropa moderna cuando tienes kilos de más. Tengo la suerte de ser in between, es decir, me vale la talla mayor (en algunas tiendas) de la ropa “normal” por lo tanto no he tenido que recurrir en demasia a las tiendas de tallas grandes. Pero esto lo vamos a solucionar y he decidido empezar un experimento: voy a comprar on-line en cada una de las tiendas donde sé que tienen mi talla y os lo voy a contar todo con detalle: plazos de entrega, talleje, como es la prenda… De esta forma os animaré a descubrir nuevas tiendas y jugar con la moda.

Y no quiero acabar el post de hoy sin agradecer, de todo corazón, cada uno de vuestros comentarios y mails de apoyo y todos esos gracias que para mí son GRACIAS porque me hacen sentir súper feliz por poder ayudar con este blog. Gracias a doublecloth he podido disfrutar -y disfruto- de multitud de regalos, viajes, experiencias inolvidables pero me he dado cuenta que nada de eso (ni siquiera todo lo que me hayan podido adular) es comparable con entender que has ayudado a alguien a sentirse bien consigo mismo o, por lo menos, a sentirse menos sola en sus luchas personales. ¡Sois geniales chicas!

Mira Moderno, no soy Beth Ditto

Mira-Moderno-no-soy-Beth-Ditto-soy-curvy

El curvyblog de hoy mola mucho porque Marta es muy grande, aunque solo sea por ponerle “Mira Moderno, no soy Beth Ditto” porque un imbécil se lo grito por la calle al verla (manda huevos que el referente estético curvy para la modernidad sea una lesbiana llamativa, pero bastante poco erótica, que tiene un grupo molón). Pues eso, que Marta es curvy bloguer y habla de su vida, muestra sus looks y comparte con todos nosotros su modernidad.

Porque, sobre eso ya hablaremos otro día, pero no todos los modernos son esqueléticos, es más yo ando bastante enfadada con la moda imperante de tener que ser un palillo andante (sobre todo entre los hombres, porque siempre he adorado una buena espalda y tener donde agarrar… y, me consta, que no soy la única).

Mira-Moderno-no-soy-Beth-Ditto-soy-curvy-2 Mira-Moderno-no-soy-Beth-Ditto-soy-curvy-4 Mira-Moderno-no-soy-Beth-Ditto-soy-curvy-3
* Por cierto, que no me he vuelto loca que hago el post para ver si Marta se decide a volver a bloguear y tal ;)

 

Tiendas que NO

tiendas-que-no-soy-curvy

Ya os voy avisando que el post de hoy habla sobre una batalla personal. Mis batallas siempre son luchas un poco perdidas y un poco locas, pero que me ayudan a sentirme bien por cómo vivo mi vida, soy así de rara. Desde hace unos meses NO entro en tiendas donde sé que no voy a encontrar ropa de mi talla: ¿si la empresa no me quiere como clienta (porque no hace ropa de mi talla) por qué voy a gastar mi dinero en su tienda?

Sé que esta decisión puede parecer un poco radical pero he decidido empezar a tomar mi nivel de coherencia de forma laxa (porque sino entre ser vegetariana y estar gorda acabo vestida con un saco y viviendo en el campo cultivando papatas). Es decir, que como regla general no entro en Zara (porque no llega a la talla 48, que es mi talla media) pero si me enamoro de unos zapatos que veo en una revista, sí entro a comprarlos. No quiero mentir a nadie, ni contaros historias que no son reales.

Pero llevo más de 4 meses sin entrar a Zara a dar una vuelta (salvo porque acompañaba a alguien). Es decir, he eliminado las tiendas que no me respetan de mi ruta de compras. Os preguntaréis por qué, pues porque:

  • Me generaba mucha ansiedad y enfado encontrar cosas preciosas que jamás podré ponerme.
  • Siempre salía pensando “tengo que bajar unos kilos”. Y este pensamiento, en esencia, no es malo ni bueno, pero si aumenta mi nivel de presión respecto a mi realidad corporal y me generaba malestar.
  • Por qué voy a gastar mi dinero en una tienda que no me respeta, ni piensa en mí como consumidora. A veces hay que empezar a plantarle cara al sistema, aunque sea con pequeños hechos.

Así que he pensado que os voy a ir contando esas tiendas en las que NO entro porque no me quieren como clienta. Tengo una buena amiga que me dijo: “Tu tienes unas plataforma desde la que ayudar a las chicas a no entrar en X tienda y ahorrarse el mal trago de sentirse mal por ello, utilízala”… y tiene muchísima razón.

Y si estas leyendo esto y formas parte de ese sistema que NO nos quiere como clientas, te agradecería que envíes el link de la sección a tus jefes. Porque no van a ser ni una ni dos tiendas. Vais a descubrir que nosotras vivimos bastante limitadas en el tema compras y que tomar la decisión de NO entrar en según que tiendas (aunque solo fuera a por zapatos) no ha sido una decisión sencilla, porque hace que mi ruta de shopping cada vez esté mal limitada. Aunque, por otro lado, ahora es mucho más coherente con cómo y quién soy.

Por supuesto, a cambio habrá una lista de tiendas a las que SI debes entrar porque tienen cosas monísimas e ideales.

* La imagen ilustra la dicotomía interna que tengo entre comprar zapatos bonitos y seguir mis batallas personales

1 91 92 93 94 95 96 97 102