Sobre juzgar a los demás

Hace unos días que siento que tengo que decir un par de cosas sobre juzgar a los demás. Porque cuando uno está gordo, a veces, vive situaciones que son un verdadero asco. Situaciones que no todo el mundo ha sentido en sus carnes pero que son reales y nos duelen.

¿A qué te refieres? Me refiero a las caras de desaprobación cuando comes algo que engorda por la calle, la cara de asco de la dependienta de la tienda de turno y su rintintín al pronunciar “aquí no tenemos ropa de tu talla” o la insinuación de cualquier persona a que tal vez no deberíamos tomar postre.

Y ¿sabéis qué? la mayoría de las veces hacen eso por sus prejuicios, por qué no tienen ni jodida idea de lo que nos ha pasado o cuales son las circunstancias que nos llevan a hacer o ser como somos. Y si he tenido el peor día del mundo y necesito azúcar para sentir que todo va bien (que ya hablaremos otro día del me consuelo con la comida, que, entre otras cosas, no es cosa solo de gordos) y si he engordado 30 kilos por una depresión y he ido a comprar donde siempre lo hacía y la dependiente me ha hundido todavía más???

Así que yo os pido, por favor!!! que dejéis de juzgar a los demás porque no tenéis ni puñetera idea de lo que pasa en sus vidas. No sabéis por qué está gordos o delgados, sonriendo o llorando a lágrima tendida.

Pero vamos al lío: ¿cuándo te pasa eso tienes que sentirte mal por como te están juzgando? Si no te juzgan a ti, sino que están traslandote un prejuicio interno que tienen. Por lo tanto cada vez que viváis una de esas situación en lugar de enfadaros o pasarlo mal será mejor que veáis las cosas en en perspectiva: tal vez ese dulce que te comes en la calle es la cosa favorita de quien te juzga pero ella no se permite disfrutar de él sin remordimientos, tal vez la dependiente cree que vender solo ropa delgada es lo que se debería hacer y tal vez vive a dieta y no comprende por qué nosotras no…. podríamos estar buscando explicaciones toda la vida… el asunto es que si juzgan es cosas suya pero nosotras queremos ser felices.

¿Os apuntáis al no juzgar y pasar de los juicios de los demás?*

Un beso enorme queridos,
Raquel

*Obviamente escuchar a quien os quiere y os dice las cosas para ayudarlos, esto no es un “pasa de todos” sino un “relativiza lo que te dicen porque la mayoría de las veces no tiene que ver contigo”

*Foto con Mafalda de la que soy fan porque es súper curvy y monina

3 Comments

  1. Silvia 28 septiembre, 2017

    Cómo me identifico con lo que has dicho Raquel! Tengo 49 años y la historia de mi vida en relación al peso se resume en “toda la vida a dieta, y toda la vida gorda” (más o menos, pero gorda).

    En la primera dieta que hice, con 7 tiernos años, recuerdo un día en el que mi madre fue a buscarme a la escuela y me llevó la merienda que me tocaba: una manzana. Pasaba yo por el paso de peatones cercano a la escuela comiéndome mi manzana (mientras el resto se metían entre pecho y espalda un bocata de tamaño superlativo), cuando el barrendero de turno que campaba por allí me soltó: “si comes así, ya estarás gorda”.

    Mucho ha llovido desde entonces, y aún lo tengo grabado a fuego en la memoria. Y aún me produce cierto malestar comer ciertas cosas en público (que la mayoría de las veces me paso por el forro, la verdad; pero no deja de ser un esfuerzo el hacer el trabajo de pasárselo por el forro, en lugar de comer lo que sea tranquilamente); se ve que los gordos no tenemos derecho a comer , y que nuestra alimentación debe consistir en un bocadito de aire con un vasito de agua. Y efectivamente, como bien dices, nadie sabe lo que hay detrás.

    En fin…que con los años una llega a un grado de paz consigo misma aceptable. Pero el camino es duro. Y siempre queda algún resquicio ahí dentro…

    PD: creo que no os he comentado nunca, pero me encantáis! Mi estilo está en las antípodas al vuestro, pero en la variedad está el gusto. Y me encanta la actitud que transmitís.

    Besos!

    Responder
  2. Ana 30 septiembre, 2017

    Raquel, entiendo tu post a la perfección. Estoy casi pisando los 40 you te aseguro, que el mejor consejo para cualquier persona es que busquen sus propios recursos para sobrellevar una afronta. Todos juzgamos al otro, que sea en particular a una persona con sobrepeso, no hace al hecho en sí ni mas ni menos terrible. Cuando uno está feliz en su propia piel, el resto carece de importancia. Por eso creo que nuestro tiempo esta utilizado de manera brillante cuando lo dedicamos a desarrollarnos interior y exteriormente… un abrazo, guapa!!!

    Responder
  3. Maria 6 octubre, 2017

    Sólo puedo decir gracias, justo estaba recordando criticas (por el peso y por muchas cosas), encontre tu blog y leí este post como si hubiera sido guiada.

    Un abrazo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *