No quieres estar delgada para estar más sana sino para no ser diferente

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El otro día estuve en la piscina, yo con mis lorzas y mi piel blanca como la leche y me dio por reflexionar sobre esa manía que tenemos las mujeres por querer ser delgadas.

Había un par de chicas preciosas, con una piel bronceada por el sol, y un biquini diminuto (que yo jamás podré llevar sin parecer una cosa ridícula llena de michelines) y pensé por un segundo “aisss ojalá ser como ellas”. Pues sí, queridos, nosotras tenemos más que interiorizado y aceptado el ser gordas pero a veces también lo pensamos (yo sobretodo cuando voy a una tienda y no hay un vestido precioso en mi talla).

El asunto es que, nada más darme cuenta de que había sucumbido al “ojalá estar delgada” también caí en la cuenta que ese “delgada” nada tenía que ver con estar sana y me alarmé. Solo quería estar delgada para ser como las demás mujeres, para dejar de ser “la gorda”. Curiosa reflexión verdad.

Efectivamente Raquel no quieres estar delgada para estar más sana sino para no ser diferente. ¡Caramba! Creo que hemos chocado contra algo grande. Resulta que mi interés era poder llevar un mini biquini en lugar de estar sana, pero lo que realmente me importa en la vida es ser feliz. Y claro si no estoy sana lo mismo hay épocas de mi vida en las que me cuesta estar feliz.

Queridos míos acababa de tener un momento ¡ajá! en toda regla. Porque comprendí porque hacemos dietas y volvemos a engordar cuando adelgazamos (no ser diferente no es suficientemente fuerte como motivación, por mucho que me guste un vestido) o por qué no conseguimos cuidarnos de una forma real sin pensar en la talla …

Queridas gorditas y gorditos debemos afrontarlo, creo que forma parte de nuestro proceso: queremos estar delgados para no ser diferentes. El asunto ahora es ¿pero quiero estar sano? Porque hacer una dieta en la que cuentes calorías hasta volverte loco o no comas no es estar sana y porque estar delgado no es, neceseriamente, estar sano.

Muchos de nuestros detractores (que somos muy majas pero hay gente a la que no le caemos bien) dicen que nosotras fomentamos la obesidad y que esta es la epidemia de nuestro tiempo y blablabla … y, si bien es verdad, que el problema de la obesidad y el sobrepeso es preocupante estar delgado no es estar sano. Estar delgado y alimentarse a base de azúcar y harinas refinadas no es estar sano, estar delgado y no comer para poder estar delgado no es estar sano, estar delgado y obsesionado con las calorías o con tu aspecto físico no es estar sano.

Genial Raquel, entonces, ¿qué demonios hacemos? Vivir, queridos, vivir y daros cuenta de las cosas tal y como son. Y aceptar, porque si quieres estar delgado por no ser diferente genial… pero sabiendo que es así. Si lo que quieres es estar sano, genial, pero no te mientas pensando que la salud tiene un único indicador numérico.

Yo por mi parte, os diré, al darme cuenta de esto acepte que lo único que me importa es estar sana, que lo que quiero es vivir hasta los 90 y tantos (como han hecho casi todos mis abuelos) y hacerlo de forma activa y feliz. Que tal vez tengo que aceptar que no siempre me cuido todo lo que debería y que habrá que realizar algunos pequeños cambios pero que me paso al bando de la salud. Que si jamás me puedo poner ese vestido pues oye, ya encontraré otro más bonito de mi talla pero lo que me importa es ser feliz y eso, sin salud, es complicado de conseguir.

Un beso enorme
Raquel

Pd. Lo sé estáis hartos de esta foto pero es que me flipa

2 Comments

  1. Jaime 23 agosto, 2017

    Gracias por mostrar tu opinión sobre la relación peso/salud.
    Llevo un tiempo peleándome conmigo mismo para reducir la panchita que tengo, y trato de hacerlo por sentirme mejor, no por la imagen que pueda dar. (De hecho, no me avergüenzo de mi panchita cuando me pongo el maillot para montar en bici.)

    Por cierto: la foto es genial.

    Responder
  2. Silvia 6 septiembre, 2017

    Olé! (No se me ocurre nada mejor y que de más ánimos para seguir adelante con esta filosofía que un buen “olé”).

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *