La amiga guapa

la-amiga-guapa-soy-curvy

El post de hoy sirve a la gorda y a la no gorda, digamos que es un post genérico universal que trata una de la realidades más comunes en todo grupo de amigas: todas tenemos una amiga guapa. Pero si estas gorda es más probable que acabe de llegarte su nombre a la mente, somos un imán para ellas.

La amiga guapa es muy estupenda y genial, siempre va perfecta y se rodea de gente “menos perfecta” que ella para sentirse todavía mejor. Rodeada de mujeres “no peligrosas” se siente la Diosa de la manada y eso le hace flotar. Queridas, un consejo, si os la encontráis huir despavoridas de su lado.

La amiga guapa es una ladrona de energía vital, no querrá que jamás te marchen bien las cosas porque mientras estás hundida en el fango siempre estarás dispuesta a consolarla en sus desventuras (“aisss tía es que fulanito no me ha llamado… ¡qué suerte tienes tu que no tienes problemas con los hombres! (porque no tienes vida amorosa jiji pensará)”… frase típica de amiga guapa porque en realidad lo dice para recordarte lo desgraciada que es tu vida y lo agradecida que debes estarla por aguantarte) y, además, siempre tendrá alguien con quien compararse para sentirse superior a los demás.

ATENCIÓN: la amiga guapa NO siempre es guapa. Es más, en realidad, la mayoría de las veces a mí me parecen las personas más feas que he visto en mi vida. Pero, sobretodo, la amiga guapa NO es tu amiga, ni jamás lo será, porque no es capaz de pensar en nadie más que en si misma y así no es posible construir ninguna relación con nadie.

Te voy a contar un secreto: tu amiga, esa, la guapa está más deprimida que tú y se siente muchísimo más inferior a como te has sentido en tu vida, probablemente llora por las noches, no te digo más. Pero esto más que darte pena te tendría que enfurecer porque es tan jodidamente egoísta que en vez de compartir contigo sus miedos y estar dispuesta a que os ayudéis, decide machacarte para sentirse mejor. Hacer daño a los demás sin querer se perdona, de forma consciente no, eres mala persona y punto. Así que, hazme un favor, si sabes de quién os estoy hablando no vuelvas a llamarla, evítala un par de meses y me lo agradecerás (porque te liberarás de una gran carga).

Queridas niñas gorditas (y a las demás también) STOP amigas guapas (amigas bellas, estupendas, que te quieren, te respetan, se alegran de tus triunfos y son bellezones todas las que queráis, pero arpías que te mantienen en su círculo para sentirse mejor consigo mismas no las queremos ni regaladas).

No he desaparecido

soy-curvy-evolucionar

Estoy evolucionando y Soy Curvy conmigo… no desesperéis llegarán nuevas sorpresas y algunos proyectos ilusionantes.

Por el momento, por si no podéis esperar a ver algo nuevo DOUBLECLOTH tiene nuevo aspecto y es solo el principio de todas las cosas que están por llegar.

Mil millones de besos

Propósitos de año nuevo: la dieta

Robyn-Lawley-Estar-dieta

Buenas tardes queridos, aquí estamos un año más dispuestos a cumplir nuestros propósitos. Y ¿sabéis qué? yo tengo uno claro, quitaros de la cabeza la mierda esta de la dieta de principio de año. Vamos a ser sinceros, que aquí de eso sabemos un rato (o eso pretendo) vosotros y yo sabemos que esa dieta nunca se va a llevar a cabo y si se lleva no va a servir para mucho más que para perder algún kilo y recuperar alguno más de regalo en unos meses. A cambio vamos a hacer una cosa, no os vais a poner a dieta sino que el propósito absoluto y verdadero este año va a ser…

Cuidaros un poquito más y quereros un montón

Con esto me refiero a que dejar de estar a dieta es fundamental para empezar a ser feliz cuando eres una chica gordita. Las cosas como son, para acabar teniendo una talla 40 (que no digo ya 38) tendría que, directamente, dejar de comer y ponerme todo el día a hacer ejercicio, por mucho que digan algunos, eso es todavía menos sano que tener kilos de más. Porque sinceramente no sería bueno para mi salud mental (y lo sabéis… y menos para los que me rodean). Pues eso, que mejor cuidarse: comer cosas sanas y ricas (lo menos procesadas industrialmente posible) y hacer algo más de ejercicio (que moviendo el culo se consigue mucho más de lo que creéis)

Que no me entere yo que pasáis hambre y penurias a lo tonto. Que la vida está para celebrarla y disfrutarla mucho, lo máximo posible. Y estar a dieta no hace más que añadir un “debería” o, lo que es peor, un “no debería” a la lista de “cosas que te generan estres a lo tonto”.

* En la foto la preciosa Robyn Lawley que está tan harta como yo de escuchar, todos los años, las mismas tonterías.