Yo de mayor quiero ser como GabiFresh

GabiFresh-soy-curvy-blog-talla-grande-2

Lo sé, lo sé, lo sé el blog de GabiFresh debería haber sido uno de los primeros curvy blogs de la historia pero la fui dejando y así hemos acabado escribiéndola una oda de amor porque se la merece.

Se la merece porque Gabi, además de ser preciosa, fue una de las primeras que se atrevió a enseñar su cuerpo en bikini (fat-kini o como lo queráis llamar, la verdad es que me he dado cuenta que me parece una discusión absurda). Tiene un blog lleno de grandes ideas para vestiros, el pelo que lleva ahora la queda genial -me dijo en esas cosas porque el mío también es rizado- y las combinaciones estilísticas que enseña son osadas pero no en exceso.

GabiFresh-soy-curvy-blog-talla-grande-5 GabiFresh-soy-curvy-blog-talla-grande-4 GabiFresh-soy-curvy-blog-talla-grande GabiFresh-soy-curvy-blog-talla-grande-3

Pues eso, que soy fan, quiero ser como ella y tener su vestidor. Vivir en NY pues tampoco me importaría mucho, la verdad.

Danielle Vanier

Danielle-Vanier-Soy-Curvy

Danielle Vanier es una de esas diosas que se monta un curvy blog y te deja hipnotizado. No es especialmente guapa pero ha aprendido a sacarse partidazo y me encanta cómo viste: sin miedo al qué dirán pero sin parecer una mamarracha. Es maravillo encontrar mujeres fuertes y seguras de sí mismas que no necesitan ser otras para ser ellas mismas.

Danielle-Vanier-Soy-Curvy-6 Danielle-Vanier-Soy-Curvy-3 Danielle-Vanier-Soy-Curvy-4 Danielle-Vanier-Soy-Curvy-5 Danielle-Vanier-Soy-Curvy-2

Los “me valía”

compras-tallas-grandes-me-valia-soy-curvy

Hoy vamos a hablar sobre los “me valía”, que son todas esas prendas que todas tenemos en nuestro armario porque fuimos a un tienda molona (véase Zara o Missoni, da igual) y alguna prenda nos servía, así que la compramos. El problema de esto es que, en realidad, ni nos gusta ni es nuestro estilo ni nos lo pondríamos jamás pero como “nos valía”.

Os propongo algo: vamos a regalar, donar a la parroquia o tirar todos esos “me valía” para llenar nuestro armario de prendas que nos sientan bien y sean perfectas para nuestro tipo de cuerpo. Tenerlo es solo un recordatorio de la resignación que todas vivimos a la hora de vestirnos y eso no está del todo bien. Deberíamos llenar el armario de prendas preciosas que nos hacen sentir como diosas no de camisetas oversize -que a nosotras nos quedan ajustadas- o vestiditos rectos -que no marcan ni una curva*-.

Se perfectamente que si estás leyendo esto y tienes una talla mayor de la 48 te sonará a chino, esto es algo que nos pasa a las “in between”, es decir, aquellas que usamos la más grande de las tallas normales y la más pequeña de las tallas grandes -creerme es un rollo vivir así, porque no eres ni una cosa ni la otra-.

¡Remplacemos los “me valía” por “me sienta genial”!

* Si os gustan y os sentís bien con ellos adelante pero, os doy un consejo, ya que tenéis aprovechar, pocas mujeres pueden marcar curvas ;)

** La idea del post ha sido de Mer (Zubi) y tiene más razón que un santo