Pequeños grandes cambios

Hace más de un años que Soy Curvy existe -el 10 de Agosto cumplió años y yo sin enterarme-. Y durante este tiempo son muchas las cosas maravillosas que me han pasado gracias al blog: mensajes, mails… montones de respuestas positivas por parte de vosotras, las lectoras -tal vez, también, algún lector, que espero me permita referirme a todos en femenino por ser ellas más-. Mucho cariño y grandes dosis de ganas de seguir adelante con el proyecto gracias a que percibo que os ayuda, y mucho.

Pero es difícil sacar adelante un proyecto cuando tienes un blog –doublecloth– que te gustaría actualizar a diario, porque tienes muchas cosas que contar y compartir, y con un trabajo -a jornada completa de mucho más de 8 horas diarias, a veces- en el que haces cosas parecidas a bloguear. Por eso, porque este blog necesita sangre nueva y porque necesito ayuda, a partir de hoy Soy Curvy no es mi proyecto sino nuestro proyecto, porque ya no estaré sola. Vamos a crecer porque merecéis un lugar donde encontrar alivio a la presión social que ejercen sobre nosotros respecto a la delgadez, porque creemos que nuestro mensaje debe escucharse más y porque nos encanta ver cómo os ayudamos compartiendo nuestras cosas.

ana-mer-soycurvy

Por eso, os presento a Ana, todos la conocéis como Le Chic Room, es una mamá reciente muy estilosa y una curvy desde siempre -como lo soy yo- y a Mercedes, la creadora de Zubi, una de las personas más talentosas que conozco y una activista curvy convencida -ya veréis las ideas que va a aportar, suyo es “las tiendas que no” y habrá más-. Somos amigas desde hace algún tiempo y hemos compartido proyectos, más o menos exitosos, así que me parecieron las personas perfectas para llevar esto a cabo la ampliación. Poco a poco las iréis conociendo.

Además tenemos algunas novedades que contaros:

– ¡Hemos creado una página de Facebook! * SOY CURVY * donde colgaremos información, inspiraciones y todo lo que se nos vaya ocurriendo al respecto … ¡Todos a hacerse fans! ;)

– Tenemos nuevo logo y web ¿os gusta?

– También vamos  a salir en el blog. Os voy a confesar algo: odio esta idea porque odio que me hagan fotos, vídeos… y porque lo de convertirme en “egobloguer” no lo veía nada claro. Siempre he pensado que egobloguer se nace -lo que pasa que ahora os enseñan las fotos y antes sólo las compartían en sus perfiles sociales-. La cuestión es que es algo que tengo (ahora tenemos) que hacer porque merecéis ver quién está detrás, porque no soy nadie para decirle al otro cómo debe vestir -por favor, muy importante, que nadie espere que vaya peinada, maquillada o perfecta nunca- pero si creo que os puedo dar ideas y abrir la mente respecto a vuestra relación corporal. Además no creo que tenga mucha lógica lanzar mensajes de “quiérete a ti misma” y no enseñáros quién soy. Intentaremos hacerlo una vez a la semana y nos lo vamos a tomar con mucho humor, que eso de la seriedad resulta aburrido.

– Tenemos algunas cosas más pero las iremos lanzando poco a poco, cuando estén listas, básicamente.

Muchas gracias por estar ahí, por cuidarme tanto -porque cada palabra de agradecimiento y mail es como un gran abrazo que recibo- y por estar dispuestas a pensar de forma diferente y, sobretodo, por querer ser felices siendo tal y como sois.

Aaa se me olvidaba…

** vaqueros: Primark / camiseta: H&M / collar y bomber: Zara (lo sé) / zapatillas: Reebook / gafas: Multiópticas / bolso: Stradivarius **

Fajas para gordas y para las que no lo están

fajas-para-gordas-lenceria-soy-curvy

Yo os voy a confesar un secreto: me vuelve loca la lencería, así que utilizar fajas o prendas interiores que me ayuden a lucir mejor con un vestido para mí nunca ha sido un trauma. Me gustan, me siento bien con ellas y me encanta como me moldean el cuerpo. Otro día hablaremos de los bodys y cómo me solucionan el invierno, en muchos sentidos porque nunca más volví a sentir frío -que soy de Burgos y a veces vuelvo a casa y hace rasca-.

Voy a contaros mi experiencia tal y como hago siempre. He probado mil y he llegado a una conclusión: las mejores las Spanx y después todas aquellas que venden en las mercerías del barrio (cerca de casa tengo un Fajas Ruiz que tiene una sección maravillosa, todo lo que os podáis imaginar). Pero las de Spanx, para mí, han sido una auténtica revolución vital:

– Aprietas, moldean pero no te cortan la circulación.
– Están pensadas al milímetro: por ejemplo, tienen enganches para ajustarlas a tu propio sujetador para que no se bajen, agujeros para poder ir al baño…
– Tienes toda la variedad que puedas imaginar. Que tienes un vestido minifaldero, hay una, que el vestido es largo pero tiene escotazo, también.

Chicas, vamos a ser sinceras, todas las necesitamos, las gorditas y las que no lo estamos. Pero las gorditas más porque tenemos carne donde no nos gusta enseñarla.

Con esto no quiero decir que tengáis que ir todo el día enfajadas -siempre recordaré a mi abuela con sus combinaciones color carne y embutida toda su vida- pero para un vestido especial o para disimular algo determinado son una maravilla.

Tengo más hallazgos pero os los cuento otro día, también podemos hablar de sujetadores -que yo tengo bastante pecho y siempre he tenido problema con ello- y de ropa bonita de encaje, si os interesa.

Lo que piensen los demás

Creo que este es el post más importante y claro que voy a escribir en soy curvy -tal vez el más corto- porque:

A LA MIERDA LO QUE PIENSEN LOS DEMÁS 

¿Tú eres feliz así? Sí y si la respuesta es no, busca un plan para cambiarlo. Pero deja de preocuparte por ellos porque si critican o te juzgan solo es para no hacerlo con ellos mismos. De verdad, mandarlos a la mierda o a freír morcillas -como se me nota el gen burgales ¿eh?- o a donde más rabia os dé y empezar a vivir la vida con la única promesa de ser fiel a vosotros mismos.

* Creo que algunas necesitabais este post, no sé, lo presiento.