Los “me valía”

compras-tallas-grandes-me-valia-soy-curvy

Hoy vamos a hablar sobre los “me valía”, que son todas esas prendas que todas tenemos en nuestro armario porque fuimos a un tienda molona (véase Zara o Missoni, da igual) y alguna prenda nos servía, así que la compramos. El problema de esto es que, en realidad, ni nos gusta ni es nuestro estilo ni nos lo pondríamos jamás pero como “nos valía”.

Os propongo algo: vamos a regalar, donar a la parroquia o tirar todos esos “me valía” para llenar nuestro armario de prendas que nos sientan bien y sean perfectas para nuestro tipo de cuerpo. Tenerlo es solo un recordatorio de la resignación que todas vivimos a la hora de vestirnos y eso no está del todo bien. Deberíamos llenar el armario de prendas preciosas que nos hacen sentir como diosas no de camisetas oversize -que a nosotras nos quedan ajustadas- o vestiditos rectos -que no marcan ni una curva*-.

Se perfectamente que si estás leyendo esto y tienes una talla mayor de la 48 te sonará a chino, esto es algo que nos pasa a las “in between”, es decir, aquellas que usamos la más grande de las tallas normales y la más pequeña de las tallas grandes -creerme es un rollo vivir así, porque no eres ni una cosa ni la otra-.

¡Remplacemos los “me valía” por “me sienta genial”!

* Si os gustan y os sentís bien con ellos adelante pero, os doy un consejo, ya que tenéis aprovechar, pocas mujeres pueden marcar curvas ;)

** La idea del post ha sido de Mer (Zubi) y tiene más razón que un santo

La mejor decisión de mi vida

consejos-gordas-soy-curvy

Yo escribo este blog para intentar ayudar a todas las chicas que comparten conmigo una realidad. Lo escribo porque me habría encantado encontrarme a alguien que con 16 años me hubiera dicho las cosas que yo cuento aquí. No tengo recetas mágicas, ni os voy a solucionar ninguno de vuestros problemas, eso es tarea vuestra, pero creo que contar lo que uno siente o piensa es importante y puede ayudar a los demás.

La mejor decisión de mi vida -en cuanto a mi realidad como chica curvy- fue aparcar la báscula y decidir que un número no podía definirme. Hace aproximadamente 9 meses me levante una mañana y tomé una decisión: hacerme vegetariana. Además, como no lo hacía por una cuestión de salud sino de moral, decidí no pesarme en una temporada para que no afectará psicológicamente el peso que podía ganar o perder -no sé si esto tiene mucha lógica pero es lo que pasó-. Pasados los meses me fui dando cuenta que abandonar el hábito de pesarme cada semana me liberaba de presión: ahora no comía mejor o peor para controlar un número sino para estar sana.

No os voy a mentir, calculo que he bajado unos 15 kilos desde entonces, desconozco si pensaría igual si los hubiera ganado, pero creo que sería así porque me siento mucho más libre a nivel mental por haber abandonado la definición de mi cuerpo a través de un número. Estoy convencida de que no he bajado ese peso por ser veggie -creedme como muchos helados, dulces, queso, cosas con grasa…-, creo que esto ha ayudado porque la carne y la proteína animal tiene muchas calorías que ahora no ingiero, pero mi pérdida de peso se debe a otros dos factores:

– Ha desaparecido la ansiedad porque me siento alineada con mi forma de pensar y sentir.

– He aceptado que soy así –gorda– y me quiero tal y como soy. A veces me veo mejor o peor en el espejo -como todo el mundo- pero siempre me veo bonita.

Creo que aceptarte tal y como eres es el primer paso para poder evolucionar hacía un yo mejorado. Están pasando muchas cosas en mi vida y no podían haber ocurrido sino me hubiera sentado a reflexionar quién soy sin juzgarme, ni negarme y, sobretodo, siendo totalmente sincera. Una vez que empecé a hacer aquello que yo quería y no lo que los demás -tanto los míos como la sociedad- deseaban que hiciera, todo empezó a funcionar, creo que esta fue la clave para la desaparición de la ansiedad.

He tenido varias “discursiones” en las últimas semanas sobre las dietas con personas de mi entorno, porque les explico que pienso que jamás ninguna mujer/hombre debería “estar a dieta” -entiendo la dieta como ese momento en el que una hace un gran sacrificio para perder unos kilos que “le sobran” para ganarlos con posterioridad-, que pienso que todas deberíamos preocuparnos por estar sanas. Con esto no quiero decir que no os cuidéis y perdáis el peso que os hace estar obesas o tener sobrepeso, son factores que nos hacen estar menos sanas y hay que intentar solucionarlo. Pero la solución no viene de la mano de dejar de comer, vivir esclavizadas, contar calorías u odiar las rutinas de gimnasia porque son una imposición. la solución, para mí, pasa por:

– Aceptar tu realidad. Estas gorda pero eso no te hace ni menos valiosa, ni menos sexy, ni peor persona es, simplemente, parte de tu realidad.
– Plantearte que no es sano estar así y generar rutinas para mejorar tu salud. Al igual que el que fuma debería plantearse dejar de fumar o el que solo come grasas saturadas debería adoptar una dieta más sana.
– Ponerte en marcha sin esclavizar tu vida por ello. Es decir, si eres la persona que más disfruta de los helados en el mundo ¿por qué no aceptas que por cada helado que te comas vas a tener que hacer 1/2 de ejercicio real? Disfrutarás de los helados y cuidarás tu cuerpo, no es mal trato. Encontrar tu plan vital y llevarlo a cabo. Sinceramente no acabo de entender por qué adoptamos métodos nutricionales sin escuchar en absoluto a nuestros cuerpos.
– Convéncete de que eres la única que puede decidir sobre tu cuerpo, tus sentimientos y tus hábitos. Debes hacer las cosas porque realmente lo deseas y no porque “deberías” hacerlas.

Con mi experiencia me he dado cuenta que hacen falta más psicólogos que nos ayuden a aceptarnos y enfrentarnos a nuestros problemas que nutricionistas*. Por supuesto, cada cuerpo es como es y debemos aceptarlo así, por ejemplo, yo nunca voy a ser una chica “delgada”, mi constitución no me lo permitiría pero no es algo que me genere ansiedad o preocupación: buscaré fórmulas para vestirme que me hagan sentir más bonita -como todas las demás chicas lo hacen-, aceptaré que mi cuerpo tiene tendencia a acumular grasas y afrontaré esa situación y me querré un poco más cada día. Sé que suena redundante, que parezco un disco rayado y que estáis hartas de leer cosas parecidas: tenéis que aceptaros y quereros tal y como sois, debería ser la prioridad número uno en vuestra lista de tareas personales. No os vais a arrepentir del proceso, os lo prometo.

* Estoy 100% segura que si aparcáis el problema de los kilos y enfrentáis lo demás, los kilos van a desaparecer solos.

Nicola Formichetti para Diesel, porque otras campañas son posibles

diesel--Nicola-Formichetti-soy-curvy

Que Nicola Formichetti es un visionario lo sabemos todos desde que Lady Gaga (por cierto el último vídeo aisss) interrumpió en nuestras vidas. Pues bien, es el nuevo director creativo de Diesel y acaba de elegir a las modelos de su última campaña por Tumblr y, además, no son ni todas delgadas, ni todas altas, ni todas mujeres… ¡Qué viva la diversidad!

* Además tiene montado un tinglado en tumblr que es para estar atentos #dieselreboot

diesel--Nicola-Formichetti-soy-curvy-2