Por favor, no digas que estas gorda

no-digas-que-estas-gorda-soy-curvy

Creo que la palabra gorda es la más repetida en este blog durante las últimas semanas. En realidad el uso de la palabra y este post fue el germen del blog… sinceramente, creo que la uso porque considero que debemos empezar a desmitificarla (y, sobretodo, que deje de ser algo doloroso el que otros la utilicen para referirse a nosotras). Pero la cuestión, hoy, es otra, hoy quiero reevindicar a todas las delgadas que leen este post que ¡dejen de decir que están gordas!

Tal vez no lo entendéis pero cada vez que tú niña delgadita (con una talla 40, vamos a poner) dices que “estas gorda” yo me siento como una ballena. Decir que os sobran unos kilos (que no es verdad en la mayoría de los casos, pero aceptamos barco), que os gustaría perder peso para sentiros más ligeras… pero ¡por dios! no digas que estas gorda porque no es verdad. Es decir, hoy reevindico el derecho a decir que estamos gordas a las que lo estamos y me da igual que no lo entendáis las delgadas pero creo que el resto de lectoras lo van a comprender.

Es más, a las que no estáis delgadas (vamos a entender estar delgada por englobarte dentro del estándar médico de delgadez ¿ok?… digamos hasta la talla 42 ¿os parece bien?) os propongo una cosa: empezar a decirles que dejen de decir eso, si ese tipo de comentarios os generan presión. Sinceramente, no creo que nadie vaya a obsesionarse con estar más delgada porque la loca de su compañera de trabajo (que usa una talla 38) se dedique a no comer porque quiere que se la marquen las costillas -¿os suena?-, pero con el paso del tiempo me he dado cuenta que cualquier cosa que me genere menor presión respecto a mi imagen corporal me ayuda a ser más feliz. Así que cuando dicen “¡ufff! Es que estoy muy gorda” yo respondo “mira, bonita, te podrás ver mejor con un par de kilos menos, pero gorda estoy yo, no digas tonterías y tómate el resto de la comida que te tienes que alimentar”.

Con todo esto no quiero decir que este mal hacer dieta o buscar fórmulas de encontrarse mejor, y más sana, para nada, con esto lo que reevindico es que deje de ser una lacra el “estar gorda” para las mujeres. Que debemos dejar de medirnos con la vara de los kilos y cambiarla por estándares más sanos mentalmente para nosotras: salud, felicidad…

Curvy Model: Geo Burke

Geo-Burke-curvy-model-4

Geo Burke es australiana y es preciosa, un ejemplo más de que los kilos de más no te deben permitir no sentirte bella. En mi empeño porque conozcáis modelos de tallas grandes, para que podáis tener referentes con los que sentiros algo más identificadas (yo confieso, que esto me ayuda mucho, la verdad) he elegido a esta rubia de curvas infinitas. Además os dejo el vídeo de Vogue Italia le grabó. Nunca he querido ser rubia pero esa carita de ángel me la pedía un poco.

Geo-Burke-curvy-model Geo-Burke-curvy-model-2 Geo-Burke-curvy-model-3

Tiendas que SI

tiendas-que-si-soy-curvy

Como recordaréis el otro día hice un post sobre las Tiendas en las que NO deberías entrar porque solo te van a generar frustración. Confieso que me sorprendió no ser la única que pensaba así y que muchas de vosotras ya seguíais mi táctica de no agresión hacia mi misma (porque entrar en un sitio lleno de cosas bonitas que no puedes llevar es eso). La cuestión es que me llegan muchas preguntas y búsquedas en google sobre dónde comprar ropa cuando tienes talla grande o estas gordita y voy a intentar ayudaros en esa ardua labor.

Confieso que, a diferencia de la mayoría de Curvy Bloguers que conozco, yo no compro mucha ropa on-line pero me he dado cuenta que es de los pocos lugares donde encontrar ropa moderna cuando tienes kilos de más. Tengo la suerte de ser in between, es decir, me vale la talla mayor (en algunas tiendas) de la ropa “normal” por lo tanto no he tenido que recurrir en demasia a las tiendas de tallas grandes. Pero esto lo vamos a solucionar y he decidido empezar un experimento: voy a comprar on-line en cada una de las tiendas donde sé que tienen mi talla y os lo voy a contar todo con detalle: plazos de entrega, talleje, como es la prenda… De esta forma os animaré a descubrir nuevas tiendas y jugar con la moda.

Y no quiero acabar el post de hoy sin agradecer, de todo corazón, cada uno de vuestros comentarios y mails de apoyo y todos esos gracias que para mí son GRACIAS porque me hacen sentir súper feliz por poder ayudar con este blog. Gracias a doublecloth he podido disfrutar -y disfruto- de multitud de regalos, viajes, experiencias inolvidables pero me he dado cuenta que nada de eso (ni siquiera todo lo que me hayan podido adular) es comparable con entender que has ayudado a alguien a sentirse bien consigo mismo o, por lo menos, a sentirse menos sola en sus luchas personales. ¡Sois geniales chicas!