Tiendas que NO

tiendas-que-no-soy-curvy

Ya os voy avisando que el post de hoy habla sobre una batalla personal. Mis batallas siempre son luchas un poco perdidas y un poco locas, pero que me ayudan a sentirme bien por cómo vivo mi vida, soy así de rara. Desde hace unos meses NO entro en tiendas donde sé que no voy a encontrar ropa de mi talla: ¿si la empresa no me quiere como clienta (porque no hace ropa de mi talla) por qué voy a gastar mi dinero en su tienda?

Sé que esta decisión puede parecer un poco radical pero he decidido empezar a tomar mi nivel de coherencia de forma laxa (porque sino entre ser vegetariana y estar gorda acabo vestida con un saco y viviendo en el campo cultivando papatas). Es decir, que como regla general no entro en Zara (porque no llega a la talla 48, que es mi talla media) pero si me enamoro de unos zapatos que veo en una revista, sí entro a comprarlos. No quiero mentir a nadie, ni contaros historias que no son reales.

Pero llevo más de 4 meses sin entrar a Zara a dar una vuelta (salvo porque acompañaba a alguien). Es decir, he eliminado las tiendas que no me respetan de mi ruta de compras. Os preguntaréis por qué, pues porque:

  • Me generaba mucha ansiedad y enfado encontrar cosas preciosas que jamás podré ponerme.
  • Siempre salía pensando “tengo que bajar unos kilos”. Y este pensamiento, en esencia, no es malo ni bueno, pero si aumenta mi nivel de presión respecto a mi realidad corporal y me generaba malestar.
  • Por qué voy a gastar mi dinero en una tienda que no me respeta, ni piensa en mí como consumidora. A veces hay que empezar a plantarle cara al sistema, aunque sea con pequeños hechos.

Así que he pensado que os voy a ir contando esas tiendas en las que NO entro porque no me quieren como clienta. Tengo una buena amiga que me dijo: “Tu tienes unas plataforma desde la que ayudar a las chicas a no entrar en X tienda y ahorrarse el mal trago de sentirse mal por ello, utilízala”… y tiene muchísima razón.

Y si estas leyendo esto y formas parte de ese sistema que NO nos quiere como clientas, te agradecería que envíes el link de la sección a tus jefes. Porque no van a ser ni una ni dos tiendas. Vais a descubrir que nosotras vivimos bastante limitadas en el tema compras y que tomar la decisión de NO entrar en según que tiendas (aunque solo fuera a por zapatos) no ha sido una decisión sencilla, porque hace que mi ruta de shopping cada vez esté mal limitada. Aunque, por otro lado, ahora es mucho más coherente con cómo y quién soy.

Por supuesto, a cambio habrá una lista de tiendas a las que SI debes entrar porque tienen cosas monísimas e ideales.

* La imagen ilustra la dicotomía interna que tengo entre comprar zapatos bonitos y seguir mis batallas personales

Love is a Losing Game

Clementine-Desseaux-tallas-grandes-soy-curvy-editorial-3

Los que me conocéis bien sabéis que tengo una especial devoción por la lencería (no lo puedo evitar, me encanta, me la compraría toda y no comprendo a las mujeres que no disfrutan de ella pues me parece una de las mejores cosas de ser mujer: sentirse mujer, pero bueno ese es otro tema del que, si queréis, hablamos otro día)… así que, teniendo en cuenta mis antecedentes, al encontrar este editorial fotografiado por  Rachel Saddedine con estilismo de Cecile Reaubourg y protagonizado por Clementine Desseaux no lo he podido evitar ¡tenía que enseñarlos!

Porque las curvy models pueden ser igual o más sensuales que las modelos al uso (a mí, sinceramente, me parece que más porque si no tienes curvas raramente más a lucir como deber ser lucida según que ropa).

Clementine-Desseaux-tallas-grandes-soy-curvy-editorial-4 Clementine-Desseaux-tallas-grandes-soy-curvy-editorial-2 Clementine-Desseaux-tallas-grandes-soy-curvy-editorial-5 Clementine-Desseaux-tallas-grandes-soy-curvy-editorial

Por qué las gordas follamos mejor

gordas-curvy

¿Os ha encantado el título del post verdad? Pues se trata de una mera llamada de atención. No es que follemos mejor es que estar liberada y aceptarte como eres hace que conozcas tu cuerpo mucho más que la media femenina. Pero vamos que eso pasa en gordas y no gordas. Así que tal vez no se trata de follar mejor sino de disfrutar más de la vida, supongo.

En realidad es que he leído por ahí que si hablo de sexo voy a tener muchas más visitas… jajaja… no, ahora en serio, aprender a quererse a uno mismo es fundamental para poder disfrutar de la vida. Así que dejemos los complejos atrás (todos: estar gordo, ser bajito, ser rubio o lo que sea que te limita) y dediquemos el tiempo al hedonismo y la lujuria (un poquito). Que vida no hay más que una y estamos aquí para exprimirla al máximo.