No voy al gimnasio porque me da vergüenza

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy

Ha llegado septiembre y tenemos que volver a enfrentarnos a los miedos de siempre. Hoy vamos a hablar del “No voy al gimnasio porque me da vergüenza”.

Y es que esa frase creo que ha sobrevolado las cabecitas de todo el que o ha estado o está gordo o se siente una persona poco atlética. Pero sabéis qué pasa: que es un pensamiento limitante que no hace más que agrandar tus ganas de no ir al gym. Como no eres una persona atlética, dejas de ir, cada vez tienes peor forma física y cada vez te da más vergüenza… así podemos estar de forma eterna hasta que un día te das cuenta que no eres capaz de subir a un cuarto piso sin morirte en el intento.

Vamos a intentar romper con este círculo vicioso ¿vale?

  1. ¿Por qué te da vergüenza? ¿Crees que todos esos musculitos que levantan 30 kilos nacieron siendo unos fuerzudos?¿Acaso esa chica que corre 20 kilómetros como si nada no tuvo que empezar caminando en algún momento? Es decir, todo el mundo estuvo en mala forma física en algún momento. Es más, si tu gimnasio está lleno de personas normales (si no es así cambia de gimnasio) estará lleno de personas que se superan cada día y te aceptarán encantados porque sabrán que has decidido cuidarte y mejorar.
  2. ¿Por qué no superas tu vergüenza? Lo fácil es quedarse en casa lamentándote y los sabes. Lo fácil es buscar una excusa para no ir. Porque las cosas que nos cuestan pues dan pereza, no confundas la pereza con vergüenza.
  3. ¿Qué puedo hacer para superar esa vergüenza? Lo primero es darte cuenta de lo bobo que es tu pensamiento, sí, es bobo, pero es que todos tenemos montones de pensamientos bobos que nos limitan. No te pelees con él, solo acepta que es bobo y supéralo. Lo segundo es elaborar un plan: en lugar de ir todos los días ve poco a poco, busca aliados en el gym, busca una hora donde te sientas cómodo, cómprate ropa bonita, prémiate con un masaje si consigue ir a 5 clases de zumba seguidas… busca estrategias para vencer tu pereza.

Y es que el “no voy al gimnasio porque me da vergüenza” en muchas ocasiones es “me da una pereza tremenda ir al gym” pero es que no siempre hay que hacer cosas que no te cuesten, a veces hay que hacer cosas que nos cuestan y nos dan pereza porque es bueno para nuestro corazón. No porque vayas a adelgazar o ser como los demás e ir al gimnasio, no, sino porque tu corazón necesita oxigenarse.

Y nosotras también lo dejamos por pura pereza y tenemos épocas que nos cuesta ir al gym y hasta lo abandonamos pero hace mucho que dejamos el “me da vergüenza” porque no es así, nos da pereza y debemos luchar contra ella porque es bueno para nuestro corazón y queremos vivir un montón de años estando muy muy sanas.

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy-2

Así que enfrentar esta vuelta al cole como aquella en la que venceréis una de vuestras creencias autolimitantes (pensamiento bobo) para ser más felices, porque cuando menos vergüenza más felices.

¡Ánimo! No es fácil pero es posible

* Las fotos son de las campañas de Forever21 y AddictionElle de ropa de sport.

Lane Bryant lo ha vuelto a hacer #ThisBody

Lane Bryant-ThisBody-Polemica-SoyCurvy-2

¿Os acordáis de la polémica del #ImNoAngel que Lane Bryant montó hace un año? Pues lo ha vuelto a hacer, aunque esta vez imagino que esperaba que ocurriera. Resulta que acaban de lanzar este vídeo:

Y algunas cadenas como la ABC y la NBC lo han prohibido por no considerarlo indecente (podéis leer más al respecto aquí). Esta vez poco tendrá que ver la gordura como la desnudez, suponemos. El asunto es que #ThisBody es un vídeo precioso con un lema tan precioso como “Este cuerpo está hecho para el amor” y somos fans.

Lane Bryant-ThisBody-Polemica-SoyCurvy

Vosotros, ¿qué opináis?¿creéis que es ofensivo?¿este tipo de anuncios os ayudan en vuestra confianza personal o son unas campañas de marketing más?

Un beso enorme queridos,
Raquel

Escuchaba la palabra gorda por todos lados

Escuchaba la palabra gorda por todos ladosEscuchaba la palabra gorda por todos lados-soycurvy

Tengo una memoria muy selectiva, o terriblemente mala, el asunto es que olvido de forma constante miles de cosas. De mi infancia y adolescencia no recuerdo prácticamente a nadie y me tienen que empezar las historias para que yo pueda empezar a unir puntos y recordarlas, mínimamente… vamos que soy un desastre con esto de los recuerdos.

El asunto es que el otro día recordé que durante gran parte de mi adolescencia escuchaba la palabra gorda en todos lados, sentía que todo el mundo la pronunciaba a mis espaldas, aunque no creyera que hablaban de mí, estaba obsesionada con ella. Con el paso de los años esa palabra ha deja de doler pero ¿imagináis lo que es escuchar una palabra que te hace tanto daño durante todo el día? Supongo que se trataba de algún tipo de neurosis, nunca se lo conté a nadie, no me parecía importante.

Al darme cuenta de esto recordé como acabó: una tarde salí con unas amigas y un chaval llamó gorda a una de ellas y pensé “pues vaya, se le habrá quedado frito el cerebro de tanto pensar” y, así, como si nada, como pasa siempre que ocurren la mayoría de las cosas importantes, me di cuenta de que era una palabra sin más, que lo era y que lo que pensarán los demás me iba a empezar a dar bastante igual.

No sé si vais a pensar que estoy como una cabra, pero he pensado que tal vez le ocurre a alguien más y esto le podía ayudar. Ahora que han pasado los años supongo que alguna de esas veces que escuche la palabra iba por mí, otras por otra persona y otras veces simplemente eran sonidos que se parecían. Me lamento de haber perdido tantos años sufriendo por algo que no tiene sentido alguno, pero, supongo que sin haber pasado por aquello hoy no sería quien soy.

Pues eso, chiquis, que, en realidad, a nadie le importa mucho si estáis gordas o no, creerme.  (vamos que me daba unas ínfulas del carajo, como todo adolescente, supongo).

1 2 3 4 5