No voy al gimnasio porque me da vergüenza

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy

Ha llegado septiembre y tenemos que volver a enfrentarnos a los miedos de siempre. Hoy vamos a hablar del “No voy al gimnasio porque me da vergüenza”.

Y es que esa frase creo que ha sobrevolado las cabecitas de todo el que o ha estado o está gordo o se siente una persona poco atlética. Pero sabéis qué pasa: que es un pensamiento limitante que no hace más que agrandar tus ganas de no ir al gym. Como no eres una persona atlética, dejas de ir, cada vez tienes peor forma física y cada vez te da más vergüenza… así podemos estar de forma eterna hasta que un día te das cuenta que no eres capaz de subir a un cuarto piso sin morirte en el intento.

Vamos a intentar romper con este círculo vicioso ¿vale?

  1. ¿Por qué te da vergüenza? ¿Crees que todos esos musculitos que levantan 30 kilos nacieron siendo unos fuerzudos?¿Acaso esa chica que corre 20 kilómetros como si nada no tuvo que empezar caminando en algún momento? Es decir, todo el mundo estuvo en mala forma física en algún momento. Es más, si tu gimnasio está lleno de personas normales (si no es así cambia de gimnasio) estará lleno de personas que se superan cada día y te aceptarán encantados porque sabrán que has decidido cuidarte y mejorar.
  2. ¿Por qué no superas tu vergüenza? Lo fácil es quedarse en casa lamentándote y los sabes. Lo fácil es buscar una excusa para no ir. Porque las cosas que nos cuestan pues dan pereza, no confundas la pereza con vergüenza.
  3. ¿Qué puedo hacer para superar esa vergüenza? Lo primero es darte cuenta de lo bobo que es tu pensamiento, sí, es bobo, pero es que todos tenemos montones de pensamientos bobos que nos limitan. No te pelees con él, solo acepta que es bobo y supéralo. Lo segundo es elaborar un plan: en lugar de ir todos los días ve poco a poco, busca aliados en el gym, busca una hora donde te sientas cómodo, cómprate ropa bonita, prémiate con un masaje si consigue ir a 5 clases de zumba seguidas… busca estrategias para vencer tu pereza.

Y es que el “no voy al gimnasio porque me da vergüenza” en muchas ocasiones es “me da una pereza tremenda ir al gym” pero es que no siempre hay que hacer cosas que no te cuesten, a veces hay que hacer cosas que nos cuestan y nos dan pereza porque es bueno para nuestro corazón. No porque vayas a adelgazar o ser como los demás e ir al gimnasio, no, sino porque tu corazón necesita oxigenarse.

Y nosotras también lo dejamos por pura pereza y tenemos épocas que nos cuesta ir al gym y hasta lo abandonamos pero hace mucho que dejamos el “me da vergüenza” porque no es así, nos da pereza y debemos luchar contra ella porque es bueno para nuestro corazón y queremos vivir un montón de años estando muy muy sanas.

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy-2

Así que enfrentar esta vuelta al cole como aquella en la que venceréis una de vuestras creencias autolimitantes (pensamiento bobo) para ser más felices, porque cuando menos vergüenza más felices.

¡Ánimo! No es fácil pero es posible

* Las fotos son de las campañas de Forever21 y AddictionElle de ropa de sport.

Lane Bryant lo ha vuelto a hacer #ThisBody

Lane Bryant-ThisBody-Polemica-SoyCurvy-2

¿Os acordáis de la polémica del #ImNoAngel que Lane Bryant montó hace un año? Pues lo ha vuelto a hacer, aunque esta vez imagino que esperaba que ocurriera. Resulta que acaban de lanzar este vídeo:

Y algunas cadenas como la ABC y la NBC lo han prohibido por no considerarlo indecente (podéis leer más al respecto aquí). Esta vez poco tendrá que ver la gordura como la desnudez, suponemos. El asunto es que #ThisBody es un vídeo precioso con un lema tan precioso como “Este cuerpo está hecho para el amor” y somos fans.

Lane Bryant-ThisBody-Polemica-SoyCurvy

Vosotros, ¿qué opináis?¿creéis que es ofensivo?¿este tipo de anuncios os ayudan en vuestra confianza personal o son unas campañas de marketing más?

Un beso enorme queridos,
Raquel

Me he comprado una báscula

me he comprado una bascula-soy curvy

Hace ya 3 años compartía este post con vosotras sobre mi decisión de dejar de pesarme, pues bien, hace una semana ¡me he comprado una báscula! Y pensaréis, pues vaya notición que comparte con nosotros, pues el asunto es que es un dato importante en mi vida.

Dejar de pesarme fue uno de los mejores pasos que podía haber dado para mi evolución personal. Fue la liberación de algo que siempre me había perseguido: un número, una talla, un peso… Dejando atrás el pesarme conseguí centrarme en lo verdaderamente importe: yo misma. Sé que puede parecer extraño pero a veces las cosas más simples son las que más te pueden ayudar.

Yo se lo recomiendo a todo aquel que tenga problema con su peso (por más o por menos). Esto no quiere decir que te dejes y no te preocupes por cuidar tu salud, sabes perfectamente si engordas o adelgazas por la ropa o por cómo te ves al espejo, no necesitas un número.

Entonces, ¿por qué te has comprado una báscula? pues porque he tomado una decisión vital importante: tengo 30 (+) y ha llegado el momento de preocuparme de verdad por mi salud, efectivamente un peso no me define pero si es un buen indicador sobre mi salud. Así que ahora estoy en modo healthy, enganchada al pilates y me peso de vez en cuando para ver cómo va la cosa.

Nada ha cambiado, sigo siendo la misma, no tengo ninguna ensoñación por verme delgada o cosas así, mi única meta es estar más sana y, para mí, eso se resume en pequeñas metas:

Comer más equilibrado cada día (por cierto, tengo el mejor nutricionista del mundo, que me enseña a comer vegetariano y sano, que no es tan sencillo)
Ser capaz de subir las escaleras de la línea 10 de metro sin morirme (hay muchas)
Conseguir mejorar en mis asanas de yoga
Notar que mi piel, pelo y uñas mejoran cada día
Enfermar lo mínimo posible (os diré que sólo he tenido un resfriado este año)
Dormir como un bebé
Estar a tope de energía todo el día

El asunto es que estoy escribiendo esto porque me he dado cuenta de una cosa: hasta que no te aceptas tal y como eres no puedes poner remedio a lo realmente importante: tu salud. Porque la salud no sólo es física, también es mental y debe ser un todo. Cuando te aceptas tal y como eres llega un momento que decides hacerte responsable de todos los ámbitos de tu vida, también del peso. Pero creo que el camino para toda persona gorda es aceptarse, entender por qué tiene sobrepeso y después remediar lo que no le gusta (en mi caso no estar tan sana como podría).

Así que, dependiendo del momento en el que estéis, os invito a tirar la báscula o a comprarla. Os iré contando qué tal me va con mi nuevo plan vital, si consigo mis metas y cómo me siento, si os parece bien.

Un beso enorme queridos,
Raquel

1 2 3 4 5 6 37