Cremas que hacen que tus pezones sean rosados, lo que nos faltaba

Cremas que hacen que tus pezones sean rosados, lo que nos faltabaHace unos días hablando con mi compi de piso que anda investigando para un proyecto sobre lo acomplejadas que estamos las mujeres y se encuentra cada artículo… que da miedito. El caso es que la semana pasada me comentó que había encontrado uno que hablaba sobre un producto que te aclaraba los pezones. O sea te los hacía rosados. Y la verdad no se que fue lo que me dejó más impactada, que existiera ese tipo de producto o que de verdad alguien se plantee que tener los pezones oscuros no es cool y quiera cambiarlo…

En serio el tema de cambiar nuestro cuerpo según las modas por estética se nos esta yendo de las manos no creéis? Que será lo siguiente? Es que me cuesta mucho aceptar la idea de que tener los pezones rosas sea mejor que tenerlos marrones, cómo si eso se pudiera elegir por catálogo no? Que tenemos en la cabeza tan metido que hace que nos metan estas absurdas ideas tan adentro?

He aquí el producto en cuestión se llama Pink Nipple y no tengo referencias más allá de lo que he encontrado en internet, sólo espero que esto sea una moda burda y pasajera, por qué solo nos faltaba esto…

No todas las gordas están buenas

No todas las gordas estan buenas-soy curvy

¿Cómo?¿No todas las gordas están buenas?

El otro día, encontramos esta fotografía navegando por la red y la subimos a los perfiles sociales porque refleja un sentimiento constante que vivimos con todo esto de la Revolución Curvy actual: puedes estar gorda y ser aceptada siempre que estés “buena”.

Ana The Duchess se unió al debate en mi perfil personal  agregando:

El problema que veo yo con el conocido “movimiento curvy” es que parece que tenemos que tener una gordura aceptable al resto (ante la visión ajena) es como, si estoy gorda pero “buenorra”, soy aceptable, no se si me explico. Todas super proporcionadas, una altura “decente” una cara de infarto… y ante todo FEMENINAS. Siento decir que no es asi, que hay mujeres de todas las medidas, mujeres que no se maquillas por que nos les gusta, mujeres que a pesar de su peso no tienen pecho, o no tienen culo. Mujeres que odian ponerse tacones o llevar el pelo a la última. ¡¡¡Gracias a dios hay diferencia!!!

No podemos estar más de acuerdo. Nos repatea la idea de que, ahora, nos hayan impuesto un nuevo estándar. Venga, vale, os dejamos estar gordas y quereros pero, que sea dentro del canón que os imponemos, no os salgáis del redil. ¿Perdona? Las cosas serán como nosotras queramos.

Puedes estar gorda pero: no puedes tener mucha celulitis, tienes que tener curvas, ser femenina (mejor si adoptas una estética pin-up que nos gusta más), debes ser alta, no se te ocurra tener mucho culo tampoco, tienes que maquillarte como una puerta siempre, debes desear ser atractiva y, en secreto, llorar por las noches porque no estás delgada… ¿Pero qué invento es este?

Querida sociedad, estamos gordas, sí, y no nos importa en exceso. Tampoco creemos que sea algo excesivamente bueno para nuestra salud y por eso nos cuidamos, porque somos responsables de nosotras mismas. No voy a sentirme bonita porque tu estándar diga que debo serlo, no me gusta que nadie me diga cómo debo sentirme. Es mentira todo lo que me has contado desde que nací: la gente me quiere como soy, se enamoran de mis curvas (pero sobretodo de mi mente), puedo triunfar si me da la gana y, sobretodo, me siento muy bien en mi propia piel. La belleza no tiene nada que ver con los estándares, la belleza va más allá de todo eso que me contaste.. la belleza son las pequeñas cosas, mis gestos, mi forma de mirar, mi sonrisa, mis curvas, lo que brillo cuando me emociono con algo y lo resplandeciente que me ven los demás cuando dejo de pelearme conmigo misma por fin.

Vale, todo está muy bien, aceptamos barco, no nos gusta lo que la sociedad nos ha vendido… pero ¿qué hacemos? Básicamente vivir y dejar de etiquetarlo todo y decidir por vosotras mismas (o vosotros mismos). Decide qué es para ti bello y cambia aquello que no te gusta pero hazlo por ti no para entrar en el estándar. Acepta cómo es tu cuerpo y aprende a amarlo, pero de verdad, con el alma, con las entradas, como siempre deberías amar aquello que te importa.

Ana nos aporta su visión también :

Considero que en vez de ensalzar nuevas acepciones como puede ser rellenita, fofisana o la conocida gordibuena que en ocasiones resultan excluyentes, tendríamos que replantear la belleza desde nuestro punto de vista. Crear nuevas etiquetas o ensalzarlas no ayuda a la normalización y por tanto tampoco a la liberación solo promueve estereotipos innecesarios.

Queridos nuestros, apostemos por la liberación real, esa que no sabe de esteriotípos sino de sonrisas y mucha felicidad. La verdad es que tenemos muchas ganas de saber qué pensáis al respecto, así que esperamos vuestros comentarios ansiosas.

La nueva Barbie

barbie-2

A estas alturas de la película todos sabéis que Barbie ha lanzado un montón de nuevos modelos con diferentes siluetas, color de pelo y de ojos, color de piel… todo para que la muñeca se adecué más a los estándares reales.

Pues bien, como siempre que encontramos algo que creemos que os puede interesar, compartimos la noticia en Facebook y de todos vuestros comentarios nos llamo la atención el de Antonio, que aboga porque se trata de una estrategia de marketing para vender más muñecas. Cosa de la que estamos totalmente de acuerdo, el asunto es: ¿por qué?¿Por qué ahora?¿hemos llegado a un momento en el que el consumidor está reclamando esto a Barbie o es la propia empresa la que decide dárselo por que sí?

barbie-3

Sinceramente, queridos, sentimos que la revolución está surtiendo efecto, porque no se trata de que estar gordas sea algo que esté bien visto o de que nos digan que nosotras “también” somos bonitas, se trata de entender que el estándar de  belleza debería ser más amplio y real. Se trata de no tener que entrar en unas medidas, un color de piel o unos centímetros concretos.

barbie-4

Así que celebramos esta noticia muchísimo más que cualquier otra, que se trata de una decisión de marketing, por supuesto, pero es el reflejo de que algo está cambiando socialmente y nada nos puede hacer más felices.

Recuerdo pasar toda mi infancia jugando con mis Barbies, genere mi amor por la moda gracias a ellas, imagine mil vidas y me configuré como una mujer independiente y coqueta. Nunca sentí que tuviera que parecerme físicamente a mi muñeca pero me hubiera encantado poder sentirme algo más identificada con ella. Creo que una generación criada en la igualdad nos llevará a lugares inexplorados de igualdad, diversidad y libertas. Así que celebramos esta gran noticia con mucha alegría.

Aaa, y por cierto, ¡que lleguen ya a España que queremos nuestra Barbie Curvy!

1 2 3 4 5 6 7 37