Diary of love #2

yoga-diary of love-soy curvy

Hoy en mi entrega de Diary of love os quiero hablar sobre el fracaso, sobre los días malos y sobre la motivación.

Yo he estado a dieta como todos vosotros algunas veces, no muchísimas porque enseguida me di cuenta que no era mi camino pero he vivido con el jugo de la báscula toda mi vida (por eso decidí dejar de pesarme, entre otras cosas). Así que esto de intentarlo, no conseguirlo y sentir que no eres capaz es algo que me suena bastante. El asunto es que no fue hasta que decidí hacerme vegetaria cuando me di cuenta de una cosa: jamás había estado verdaderamente motivada para cuidarme.

Estaréis pensando “Raquel, menudas reflexiones más raras haces, ¿qué tendrá que ver?” pues resulta que mucho: llevo tres años sin comer productos animales y no he tenido recaída o necesidad imperiosa de hacerlo jamás, la gente cuando te pregunta siempre se sorprende de ello porque lo asemejan a estar a dieta: “por un día no importa”, pero es que para mí mis razones son tan potentes que ni se me pasa por la cabeza. Al darme cuenta pensé “pero yo me saltaba las dietas o el gym”… claro ¡porque no estabas motivada ni convencida de lo que hacías!

Sabéis que uno de los grandes problemas de la gente curvy es que fluctuamos de peso muchísimo pero esto no es algo excesivamente sano. Por eso hay que encontrar un camino que nos ayude a estar sanos sin agobios, esfuerzos y presiones y eso solo se consigue a través de la motivación. Sea la que sea, cada uno debe encontrar la suya.

Para mí ha sido el estar sana, es mi único y principal objetivo. Quiero tener una gran calidad de vida y me he dado cuenta que si no cuido mi máquina puede ser que acabe enfermando y no estoy dispuesta a que eso pase, además, si ocurre quiero estar preparada para afrontarlo con mucha fuerza. Siento que la medicina moderna solo cura lo que esta roto en lugar de ayudar a mantener lo que esta bien y no estoy de acuerdo con esa forma de vivir.

Además, respecto al fracaso o el no conseguir los objetivos, creo que vivimos en un mundo donde no se valora el esfuerzo y solo los logros, como si intentarlo o centrar tu energía en hacerlo no sirviera de nada. Intentarlo, fracasar, coger aire y volver a intentarlo tiene tanto valor como conseguirlo a la primera (o más). Osea que no os desaniméis si intentáis vivir más sano, hacer más ejercicio o comer mejor y  si no lo conseguís a la primera, tal vez, teníais que pasar por algún fracaso para encontrar vuestra motivación ideal.

Y, poco más, lo que os decimos siempre: no os pongáis a dieta por lo demás, no hagáis ejercicio porque esta de moda ser healthy, no hagáis o digáis las cosas por otros o por la presión social, navegar en vuestro interior y decidir por vosotros mismos. Es igual de válido decidir hacerlo que no, igual de necesario pasar por unas etapas y otras, no existe un modelo bueno o malo, sólo vuestro modelo. Deberíamos aprender a escucharnos más y priorizar lo que es importante para nosotros como individuos.  También a entender que solo nosotros somos responsables de nuestro cuerpo y mente, tu decides y nada está escrito con tinta permanente, siempre puedes borrar y reescribir tu historia.

Un beso enorme queridos,
Raquel

*En la imagen Jessamyn Stanley una yogui plus size que demuestra que cuidarse no es una cuestión de talla.

Dieta definitiva … ¡La hemos encontrado!

Chicos, hoy os traigo una súper revelación: la dieta definitiva es NO hacer dieta :O Esto es algo que he experimentado en mis propias entrañas desde hace meses, ya os conté cuál fue mi mejor decisión vital y estoy convencida que dejar de pesarme y empezar a comer sano ha sido lo mejor que hecho por mi cuerpo y mente en años. Yo nunca había comido excesivamente mal y, tampoco, he hecho dieta toda mi vida, pero si es verdad que estuve a dieta, seria, unas tres veces (para una persona de mi edad que siempre ha estado gorda, esto no es nada). Las tres veces, conseguí perder entre 10 y 25 kilos, todos recuperados con posterioridad con su consecuente efecto rebote y regalos añadidos: estrías, celulitis, bultos de grasa…

Hoy os quiero contar que la dieta definitiva milagrosa simplemente es darse cuenta que ha llegado el momento de cuidar cada célula de vuestro cuerpo, por eso, os animo a plantearos que debéis empezar a ser dueñas de vuestra realidad y, sobretodo, debéis empezar a haceros responsables de vuestra salud. Estoy harta de ver como gente a mi alrededor gasta miles de euros en libros, pastillas, alimentos… para no conseguir nada, cuando todo es mucho más sencillo que eso:

– RESPETA LA PIRÁMIDE ALIMENTICIA: Nos la han repetido mil veces, la conocéis perfectamente. Yo a esto añadiría que tenéis que probar, para adaptarla a vuestra realidad, porque me he dado cuenta que hay personas a las que las sienta mejor una dieta con más proteinas o más carbohidratos pero es una guía fantástica para entender cómo alimentarse.

dieta-definitiva-milagro-soycurvy

– ESCUCHA A TU CUERPO: Deberíamos empezar a escuchar más todo lo que el cuerpo nos tiene que contar, por ejemplo, si te apetece un plátano es altamente probable que necesites una dosis de potasio ¿por qué no te lo vas a comer? Creo que nos hemos olvidado de cuidarle y de hacerle caso: no descansamos, no dormimos y no escuchamos ni una de sus señales.

– HAZ EJERCICIO CADA DíA: Pero no por adelgazar sino por oxigenar tu cuerpo, para sentirte sano. De verdad, os lo prometo, lo de las endorfínas segregadas al hacer deporte es verdad -te sientes mucho más feliz-, es cierto que cuando consigues alcanzar una rutina de ejercicio estas menos cansado y, es verdad, que te conviertes en una persona más eficiente a nivel mental.

– INTENTA COMER LO MÁS NATURAL POSIBLE: Con esto me refiero a muy pocos productos envasados y comida precocinada, tanto dentro como fuera de casa. Hay que empezar a ir más al mercado, queridos. Es muy sencillo, resulta que nuestros abuelos que comían lo que recogían del campo han llegado a los 90 años como robles y nosotros con 30 tenemos un cuerpo escombro, hay muchos factores más que intervienen, por supuesto,  pero estoy convencida que la alimentación es un factor crucial.

– SOLUCIONA TUS PROBLEMAS DE ANSIEDAD POR MEDIO DEL TRABAJO PERSONAL Y NO DE LA COMIDA: No todas las personas con sobrepeso tienen este problema, pero muchos sí. Si es tu caso: comes cada vez que estás preocupado o tienes un problema, debes trabajar para solucionarlo y entender que la comida es un alivio momentanio, es un parche, no una solución ¿no crees que sería más inteligente encontrar un arreglo a largo plazo? A veces, necesitamos más un psicólogo que un nutricionista, todos deberíamos acudir a ellos si nos encontramos ante problemas internos que no sabemos solucionar, no tengas miedo de pedir ayuda.

Es así de fácil. El sistema gana miles de euros con todos los gordos de este país (ya reflexionamos sobre ello aquí) y por eso muy poca gente cuenta la verdad. Esto es algo que he experimentado yo (y creo que todo el equipo de Soy Curvy) adelgazar es tan simple como cuidar la alimentación y hacer ejercicio. No hay milagros y no se soluciona un problema de sobrepeso en unos meses, pero cuando te convences de que eres responsable de tu salud y de tu cuerpo, ir al gimnasio deja de ser un suplicio y comer sano empieza a ser una maravilla.

Por favor, dejar de hacer barbaridades con vuestros cuerpos. Nuestro organismo necesita todos los nutrientes, necesitamos ingerir todos los tipos de alimentos para conseguir estar sanos. Y con esto estoy diciendo algo mucho más profundo de lo que podría parecer, porque la delgada -con un metabolismo que lo quema todo- que solo se alimenta de pizza y hamburguesas también está siendo una irresponsable que no cuida su vehículo vital que va a transportarla toda su vida. Sinceramente, cuando me di cuenta de lo irresponsable que había sido durante tantos años, en los que no cuidé como debía mi cuerpo, sentí que me había traicionado y, efectivamente, así fue. ¡Qué tontos somos a veces! ¡Con lo sencillo que me parece ahora todo! Podéis ponerle remedio inmediatamente, está en vuestras manos -ya no ser delgadas- sino ser personas sanas, responsables y felices.

* Ojo, que nadie se lleve a engaños, hago muchas cosas que sería mejor para mi cuerpo que no hiciera: bebo alcohol a menudo, tomo algún carbohidrato más del que debería… pero lo que quiero transmitir es que debéis aceptar vuestra realidad y luchar por estar sanas -sin obsesionaros que eso tampoco es bueno-.