Sobre juzgar a los demás

Hace unos días que siento que tengo que decir un par de cosas sobre juzgar a los demás. Porque cuando uno está gordo, a veces, vive situaciones que son un verdadero asco. Situaciones que no todo el mundo ha sentido en sus carnes pero que son reales y nos duelen.

¿A qué te refieres? Me refiero a las caras de desaprobación cuando comes algo que engorda por la calle, la cara de asco de la dependienta de la tienda de turno y su rintintín al pronunciar “aquí no tenemos ropa de tu talla” o la insinuación de cualquier persona a que tal vez no deberíamos tomar postre.

Y ¿sabéis qué? la mayoría de las veces hacen eso por sus prejuicios, por qué no tienen ni jodida idea de lo que nos ha pasado o cuales son las circunstancias que nos llevan a hacer o ser como somos. Y si he tenido el peor día del mundo y necesito azúcar para sentir que todo va bien (que ya hablaremos otro día del me consuelo con la comida, que, entre otras cosas, no es cosa solo de gordos) y si he engordado 30 kilos por una depresión y he ido a comprar donde siempre lo hacía y la dependiente me ha hundido todavía más???

Así que yo os pido, por favor!!! que dejéis de juzgar a los demás porque no tenéis ni puñetera idea de lo que pasa en sus vidas. No sabéis por qué está gordos o delgados, sonriendo o llorando a lágrima tendida.

Pero vamos al lío: ¿cuándo te pasa eso tienes que sentirte mal por como te están juzgando? Si no te juzgan a ti, sino que están traslandote un prejuicio interno que tienen. Por lo tanto cada vez que viváis una de esas situación en lugar de enfadaros o pasarlo mal será mejor que veáis las cosas en en perspectiva: tal vez ese dulce que te comes en la calle es la cosa favorita de quien te juzga pero ella no se permite disfrutar de él sin remordimientos, tal vez la dependiente cree que vender solo ropa delgada es lo que se debería hacer y tal vez vive a dieta y no comprende por qué nosotras no…. podríamos estar buscando explicaciones toda la vida… el asunto es que si juzgan es cosas suya pero nosotras queremos ser felices.

¿Os apuntáis al no juzgar y pasar de los juicios de los demás?*

Un beso enorme queridos,
Raquel

*Obviamente escuchar a quien os quiere y os dice las cosas para ayudarlos, esto no es un “pasa de todos” sino un “relativiza lo que te dicen porque la mayoría de las veces no tiene que ver contigo”

*Foto con Mafalda de la que soy fan porque es súper curvy y monina

Por qué deberías dejar de lamentarte por estar gorda

Por qué deberías dejar de lamentarte por estar gorda

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hola queridos hoy os vamos a hablar sobre por qué deberías dejar de lamentarte por estar gorda porque estamos algo preocupadas con este tema. Si esta vez no hemos escrito deberíamos es porque no sentimos que nosotras lo hagamos, que si creéis que es así dejarnos un comentario y lo charlamos.

Pero sentimos que muchas de las lectoras de blogs curvys (y mujeres en general) se escudan en las lamentaciones por su condición en lugar de empezar a trabajar para cambiarlo o aceptarlo o afrontarlo o lo que demonios queráis hacer con ello.

Chicos, sentimos ser tan sinceras pero lo fácil es lamentarse: “no encuentro ropa porque estoy gorda””nadie me quiere porque estoy gorda””no encuentro trabajo porque estoy gorda””no me quiero porque estoy gorda” … Cambiar el gorda por alta, flaca, ser rubia… ¿no veís que no tiene sentido alguno? Culpar a vuestra condición corporal de aquello que no os sale bien es salir huyendo de la realidad.

Además reflexionemos un poco: ¿si estar gorda es la causa de tantos males? ¿Por qué no lo afrontas? Pero no poner pequeños parches y hacer una dieta de esas que pierdes 10 y ganas 20, no, afrontarlo de verdad: preguntarte porque comes mal, si es que lo haces, o por qué no te mueves más, si eres sedentario. Afrontarlo de raíz, de verdad, para toda la vida. Pero afrontarlo también es aceptar que es, sin más, sin luchar, sin esperar que las cosas cambien, solo aceptando tu realidad.

Nos preocupa que os lamentéis, que os gusta que nos lamentemos y que esperéis que ese sea nuestro mensaje: “venga chicas, ánimo, que nosotras podemos soportar durante el día de hoy que estamos gordar”… ¿pero si no hay nada que soportar? Es tan ridículo como si alguien nos dijera que durante el día de hoy tenemos que soportar el ser blancas y españolas, madre mía, que mal, no sé si podré vivir con esa carga (jajaja).

Hacemos bromas, pero lo que queremos es que dejéis de usar vuestra realidad corporal para daros pena a vosotras mismas y empecéis a quereros y haceros responsables de vuestra realidad. Estamos gordas, vamos a seguir estándolo y la vida va a continuar, si no hacen ropa de nuestra talla en una tienda no entréis, si alguien no os quiere porque estáis gorda darle las gracias por mostraros que es un ser despreciable y alejaros de él (entre otras cosas porque posiblemente no sea nada feliz) y si las cosas no salen bien no es porque estéis gordas o seáis bajitas o altas, es porque la vida a veces pues se cruza, porque tenemos cosas que aprender o porque toca, ya está, deja de lamentarte, levántate y a luchar.

¡Feliz día a todos!
Raquel

No voy al gimnasio porque me da vergüenza

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy

Ha llegado septiembre y tenemos que volver a enfrentarnos a los miedos de siempre. Hoy vamos a hablar del “No voy al gimnasio porque me da vergüenza”.

Y es que esa frase creo que ha sobrevolado las cabecitas de todo el que o ha estado o está gordo o se siente una persona poco atlética. Pero sabéis qué pasa: que es un pensamiento limitante que no hace más que agrandar tus ganas de no ir al gym. Como no eres una persona atlética, dejas de ir, cada vez tienes peor forma física y cada vez te da más vergüenza… así podemos estar de forma eterna hasta que un día te das cuenta que no eres capaz de subir a un cuarto piso sin morirte en el intento.

Vamos a intentar romper con este círculo vicioso ¿vale?

  1. ¿Por qué te da vergüenza? ¿Crees que todos esos musculitos que levantan 30 kilos nacieron siendo unos fuerzudos?¿Acaso esa chica que corre 20 kilómetros como si nada no tuvo que empezar caminando en algún momento? Es decir, todo el mundo estuvo en mala forma física en algún momento. Es más, si tu gimnasio está lleno de personas normales (si no es así cambia de gimnasio) estará lleno de personas que se superan cada día y te aceptarán encantados porque sabrán que has decidido cuidarte y mejorar.
  2. ¿Por qué no superas tu vergüenza? Lo fácil es quedarse en casa lamentándote y los sabes. Lo fácil es buscar una excusa para no ir. Porque las cosas que nos cuestan pues dan pereza, no confundas la pereza con vergüenza.
  3. ¿Qué puedo hacer para superar esa vergüenza? Lo primero es darte cuenta de lo bobo que es tu pensamiento, sí, es bobo, pero es que todos tenemos montones de pensamientos bobos que nos limitan. No te pelees con él, solo acepta que es bobo y supéralo. Lo segundo es elaborar un plan: en lugar de ir todos los días ve poco a poco, busca aliados en el gym, busca una hora donde te sientas cómodo, cómprate ropa bonita, prémiate con un masaje si consigue ir a 5 clases de zumba seguidas… busca estrategias para vencer tu pereza.

Y es que el “no voy al gimnasio porque me da vergüenza” en muchas ocasiones es “me da una pereza tremenda ir al gym” pero es que no siempre hay que hacer cosas que no te cuesten, a veces hay que hacer cosas que nos cuestan y nos dan pereza porque es bueno para nuestro corazón. No porque vayas a adelgazar o ser como los demás e ir al gimnasio, no, sino porque tu corazón necesita oxigenarse.

Y nosotras también lo dejamos por pura pereza y tenemos épocas que nos cuesta ir al gym y hasta lo abandonamos pero hace mucho que dejamos el “me da vergüenza” porque no es así, nos da pereza y debemos luchar contra ella porque es bueno para nuestro corazón y queremos vivir un montón de años estando muy muy sanas.

me-da-vergu%cc%88enza-ir-al-gimnasio-soy-curvy-2

Así que enfrentar esta vuelta al cole como aquella en la que venceréis una de vuestras creencias autolimitantes (pensamiento bobo) para ser más felices, porque cuando menos vergüenza más felices.

¡Ánimo! No es fácil pero es posible

* Las fotos son de las campañas de Forever21 y AddictionElle de ropa de sport.