¿Por qué nadie escucha a las chicas de tallas grandes?

nadie-escucha-a-las-chicas-de-tallas-grandes-3

Estoy desolada, soy una chica de tallas grandes desolada, que había puesto esperanzas en Violeta y se ha quedado chafada. Esperanzas de encontrar un montón de ropa bonita que me quisiera poner y no una colección de prendas básicas, con goma en vez de botones y que igual me pongo yo que mi madre (que es muy moderna, pero tiene más de 60 años). Que alguna me compraré, pero esperaba más.

¿Por qué nadie escucha a las chicas de tallas grandes?¿Por qué nadie apuesta por nosotras? Sé que siempre estamos hablando de lo mismo pero, de verdad, cuando me enteré de que mango (¡Mango!) había decidido montar una tienda de ropa hasta la 52 no pude más que sonreír mucho al imaginar un sitio precioso lleno de ropa ideal que me valdría -sinceramente, la imagen que nos enseñaron a todos con ese vestido ideal era así-. Porque siempre que voy de compras es igual: no puede entrar a Zara o cualquier otra tienda de fastfashion porque nada (ahora poco, antes era nada) me vale, la mayoría de las tiendas de tallas grandes ni las piso porque los estampados, las gomas en las cinturillas y demás invenciones me dan urticaria; casi siempre que voy de compras me tengo que enfrentar con el momento “¿Me servirá?” y muchas veces la decepción al ver que no es así; mi ruta de compras se limita a 4 o 5 tiendas (menos mal que existen las tiendas online y queda gente que hace cosas bonitas). En definitiva, adoro la moda (doublecloth nació hace más de 6 años fruto de esa pasión) pero no la disfruto en absoluto en mi persona porque ir de compras es un poco suplicio.

Por qué nadie nos escucha y empieza a fabricar ropa bonita que nos sirva, de verdad, os lo prometo, no soy yo sola, somos muchas (muchas son ya las que leen este blog, por ejemplo) y tenemos ganas de gastar el dinero. Tenemos ganas de convertir la experiencia de compra en una maravilla en lugar de en un infierno. Queremos vestir bonitas y tener que dejar de pedir perdón cuando no entramos en un pantalón…. ¡quiero dejar de preguntar en todas las tiendas si esa es la talla mayor!

Entre los propósitos de 2014 estaba seguir combatiendo la pereza social que nos dice cómo debemos ser pero vamos a ampliarlo a conseguir que alguien nos escuche de una vez. Porque de verdad os lo digo, no quiero que nos cueste encontrar qué os vamos a enseñar en los looks semanales, no queremos seguir decepcionándonos cada vez que haya un rayito de luz en encontrar ropa bonita de nuestra talla, no estamos dispuestas a conformarnos e ir vestidas con vestido sacos (rectos), camisas básicas y pantalones de madre (es decir, que se pondría mi madre).

Lo queráis o no yo estoy orgullosa de cómo soy, he aceptado mis curvas y forman parte de mi realidad. No tengo porqué ocultarlas tras vestidos grandes, pantalones anchos y ropa que no se ajusta a mi cuerpo. Deseo vestir moderna, poder ir ceñida -si me da la gana- y, sobretodo, tener que dejar de sentir que nadie nos escucha, a pesar de todo lo que estamos gritando últimamente.

¡No pensamos dejar de gritar todo lo que haga falta! (Advertidos estáis)

* La foto es de Avedon y no puede ser más perfecta para este momento

BANNERNEWS

Working girl con prendas de Violeta by Mango

violeta-by-mango-working-girlHoy, dado que es el día en el que Violeta by Mango ha aparecido en nuestras vidas, he decido darle una oportunidad y crear un look con sus prendas para la Working girl. Aunque me ha decepcionado un poco, por que es más de lo mismo (ropa holgada, pantalones bootcut y pitillos, blusones…) hay algunas prendas que tienen potencial. Por ejemplo, este look ideal para ir a trabajar, con unos pitillos encerados, una blusa con estampado de serpiente y la biker color crema, son todo piezas de Violeta. Lo hemos completado con unas manoletinas negras y un bolso rosa empolvado de Zara y un collar fino de Parfois. ¿Qué os parece? ¿A vosotras os ha gustado Violeta u os ha decepcionado un poco?

* Parece ser que tenemos respuesta a nuestra pregunta aquí